Más allá de las pantallas

Manejando el dilema del tiempo frente a las pantallas

Desde que existen las pantallas, hemos debatido ruidosamente cuánto tiempo deberíamos pasar frente a ellas. ¿Cuánto es demasiado? ¿Es dañino? ¿Qué pasará si no tenemos reglas? Y ahora con la escuela socializar y jugar en línea, se ha vuelto aún más complicado.

¿Qué se puede hacer para mantener cierta estructura cuando encuentras a tu familia activando la tecnología y desactivando las reglas normales de tiempo de pantalla?

Aquí encontrarás algunos principios rectores y consejos para los padres que tienen hijos que se están volviendo independientes en el uso de la tecnología. Podrían tener entre 8 y 13 años, tal vez acaban de tener su propio teléfono inteligente, o tienen un nuevo interés en explorar y expandir su uso de tecnología con amigos y lejos de los padres. Desplázate hasta la parte inferior del artículo para ver un desglose de edades más jóvenes.

¡Empecemos!


Tres principios rectores

Hay algunos principios del tiempo frente a la pantalla que se mantienen, independientemente de lo que esté sucediendo en casa o en el mundo exterior. En pocas palabras, estos son: no todo el tiempo frente a la pantalla es igual, así que no lo trates de esa manera; sigue tus propias pautas sobre el tiempo en pantalla; y fomenta la toma de decisiones independiente de tu hijo. Si los usas como marco, entonces ya estás en el camino hacia abordar el tiempo frente a la pantalla.

Veamos cada principio a detalle.

1. No todo el contenido frente a la pantalla es igual

El "tiempo" en "tiempo de pantalla" puede ser engañoso. No es la cantidad de tiempo que los niños pasan frente a las pantallas, se trata de lo que están haciendo. Tu niño podría pasar dos horas viendo un documental sobre la naturaleza en lugar de dos horas desplazándose por un feed de redes sociales. De cualquier forma ellos han pasado dos horas frente a una pantalla, pero los resultados de ese tiempo son diferentes. A continuación, se muestran algunas formas para tratar de encontrar el equilibrio adecuado:

El enfoque con propósito

Adoptar un enfoque con propósito significa apuntar a un objetivo final de tu tiempo de pantalla, en lugar de verlo como un relleno de tiempo. En otras palabras, ¿para qué están usando las pantallas?. Un objetivo final puede ser cualquier cosa, desde aprender a plantar una semilla de aguacate, hasta avanzar habilidades de pensamiento crítico a través de un juego, a ser social. Si toman algo valioso a partir de ese tiempo frente a la pantalla, entonces tiene beneficios más allá de la pantalla.

Sé flexible

Permite cierta flexibilidad sobre cómo se usa el tiempo frente a la pantalla. Las circunstancias, los estados de ánimo y las situaciones cambiarán inevitablemente, así que concéntrate en lo que puedes hacer en ese momento. Por ejemplo, si hay una razón para algún tiempo de inactividad, como mirar televisión o YouTube, úsalo. Apunta a hacer útil el tiempo frente a la pantalla, en lugar de utilizarlo como una actividad donde no pasa el tiempo.

Establece un equilibrio

Hay muchos tipos diferentes de tiempo frente a la pantalla, y es importante lograr un equilibrio entre ellos. A veces, desplazarse por la pantalla sin pensar o mirar es justo lo que necesitamos. No hay nada de malo en eso, siempre y cuando no se apodere de tu tiempo y se equilibre con más actividades significativas.

Un buen lugar para comenzar es tomar nota de cómo las actividades en la pantalla afectan el comportamiento de tu hijo dependiendo de otros factores como la hora del día o la frecuencia, y luego adapta tus propias pautas en torno a eso.

Aquí hay una guía rápida de los diferentes tipos de tiempo en la pantalla para ayudarte a desarrollar tus propias pautas:

Haz click o toca la carta para revelar el consejo

TIEMPO DE PANTALLA PASIVO: las madrigueras de YouTube, los maratones de Netflix, el scroll infinito de Instagram: el tiempo de pantalla pasivo ha evolucionado mucho más allá de la televisión, por lo que puede ser difícil controlarlo. Pero si se hace de la manera correcta, aún puede agregar algo de valor.

TIEMPO DE PANTALLA PASIVO: las madrigueras de YouTube, los maratones de Netflix, el scroll infinito de Instagram: el tiempo de pantalla pasivo ha evolucionado mucho más allá de la televisión, por lo que puede ser difícil controlarlo. Pero si se hace de la manera correcta, aún puede agregar algo de valor.

El tiempo pasivo frente a una pantalla puede ser un salvavidas, pero ten en cuenta las señales de advertencia (1) de pasar demasiado tiempo frente a la pantalla, como respuestas rápidas e irritables a las preguntas, dolores de cabeza, problemas para dormir, sentimientos de aislamiento o pérdida de concentración y energía. El tiempo pasivo frente a una pantalla es un buen lugar para comenzar a reducir.

TIEMPO DE PANTALLA SOCIAL: Esto incluye videollamadas con la familia, usar las redes sociales y también sentarse juntos en sus pantallas. La tecnología puede ser una gran herramienta social y de vinculación, especialmente cuando las conexiones en persona son pocas y distantes entre sí.

TIEMPO DE PANTALLA SOCIAL: Esto incluye videollamadas con la familia, usar las redes sociales y también sentarse juntos en sus pantallas. La tecnología puede ser una gran herramienta social y de vinculación, especialmente cuando las conexiones en persona son pocas y distantes entre sí.

Prueba 'social en lugar de solo' fomentando actividades con otras personas, ya sea viendo videos en familia o jugando un juego con amigos.

TIEMPO DE PANTALLAS A UN LADO: Usar pantallas en conjunto con una actividad como cocinar usando una receta o ver un tutorial en línea, son una excelente manera de usar las pantallas de manera positiva y para obtener un resultado tangible.

TIEMPO DE PANTALLAS A UN LADO: Usar pantallas en conjunto con una actividad como cocinar usando una receta o ver un tutorial en línea, son una excelente manera de usar las pantallas de manera positiva y para obtener un resultado tangible.

Define cuándo y cómo utilizarás las pantallas laterales para que las pantallas se puedan utilizar de forma productiva sin convertirse en una distracción. Por ejemplo, si horneas a partir de un video de receta, configura la pantalla en un lugar y haz que el video sea de pantalla completa, o si estás haciendo un video de ejercicio, asegúrate de que haya suficiente espacio para moverte, de modo que la pantalla se convierta en el apoyo pero no el foco.

TIEMPO DE PANTALLA CREATIVO: Dibujar, hacer, programar: esta forma activa de tiempo de pantalla convierte a los niños en creadores en lugar de consumidores de tecnología.

TIEMPO DE PANTALLA CREATIVO: Dibujar, hacer, programar: esta forma activa de tiempo de pantalla convierte a los niños en creadores en lugar de consumidores de tecnología.

La curiosidad es clave. Busca nuevas herramientas y aplicaciones y descúbranlas juntos. Luego, puedes establecer desafíos creativos, como hacer un video corto de cosas que se encuentran en la casa y después editarlo.

TIEMPO DE PANTALLA EN VIDEOJUEGOS: Dependiendo de si a tus hijos le gustan los videojuegos, esto puede llevar una gran cantidad de tiempo.

TIEMPO DE PANTALLA EN VIDEOJUEGOS: Dependiendo de si a tus hijos le gustan los videojuegos, esto puede llevar una gran cantidad de tiempo.

Aprende sobre los juegos que están jugando como una forma de conectar con ellos. Incluso puedes empezar a jugar junto a ellos (2).

TIEMPO DE PANTALLA EDUCATIVA: Cualquier cosa, desde proyectos de ciencia hasta tareas y clases virtuales, una parte significativa del tiempo se dedicará al aprendizaje y la educación.

TIEMPO DE PANTALLA EDUCATIVA: Cualquier cosa, desde proyectos de ciencia hasta tareas y clases virtuales, una parte significativa del tiempo se dedicará al aprendizaje y la educación.

¡Usa el Internet! Hay miles de recursos educativos en línea, desde museos que realizan recorridos virtuales (3) hasta series de videos (4) para enseñar a los niños sobre la desinformación. Un buen lugar para comenzar es el programa Learn at Home (5) de National Geographic o Wide Open School (6) de Common Sense Media.

TIEMPO DE PANTALLA DE DESCUBRIMIENTO: Ya sea que tengan su propio teléfono inteligente o estén usando el tuyo, descargar juegos, cambiar configuraciones y 'jugar' es crucial para aprender a usar la tecnología, pero debe hacerse gradualmente y con algunas reglas y limitaciones básicas, por ejemplo, no realizar pagos en la aplicación sin permiso, etc.

TIEMPO DE PANTALLA DE DESCUBRIMIENTO: Ya sea que tengan su propio teléfono inteligente o estén usando el tuyo, descargar juegos, cambiar configuraciones y 'jugar' es crucial para aprender a usar la tecnología, pero debe hacerse gradualmente y con algunas reglas y limitaciones básicas, por ejemplo, no realizar pagos en la aplicación sin permiso, etc.

¿Hay un nuevo juego que tienen que tener? Descárguenlo juntos y ayúdales a través del proceso de configuración, por ejemplo, creando un nombre de usuario y una foto de perfil que mantengan su identidad privada, además de honrar su personalidad y forma de ser únicos.

1. 5 Signos de sobrecarga de pantallas -- y cómo manejarlos, 2. El tiempo en pantalla también puede ser tiempo en familia. Aquí encontrarás cómo hacerlo., 3. Ek Museo del mundo, 4. Vista previa de alfabetización en los medios de Crash Course en YouTube, 5. Aprende en casa, 6. Wide Open School

2. Establece estándares de tiempo frente a la pantalla

Los niños tienden a copiar el comportamiento de sus padres, y la trampa del tiempo frente a la pantalla puede ser tan pegajosa para los adultos como para los niños. Cuando agregas el trabajo desde casa y la educación en casa a la mezcla, ser un modelo a seguir puede ser muy complidado.

Si tienes claro cuáles son sus propios estándares de tiempo frente a la pantalla los sigues activamente, entonces puedes comenzar a introducirlos en casa. Aquí hay algunas formas de comenzar:

Sé transparente

Empieza a reconocer tu propio uso de la tecnología. ¿Hay algún hábito que hayas querido dejar por un tiempo, como enviar mensajes de texto mientras ves una película o tomar llamadas en la mesa del comedor? Empieza por aquí explicando lo que estás haciendo, incluso siendo transparente sobre lo que es difícil de romper con ese hábito. La próxima vez que intentes introducir una regla o limitación de tiempo de pantalla, esto demostrará que también estás tratando de adoptarlo tú mismo.

Échale un vistazo: Los teléfonos inteligentes piden hábitos inteligentes, un artículo de Data Detox para obtener consejos sobre cómo empezar.

Reglas de casa compartida

Si todos en el hogar siguen las mismas reglas de tiempo frente a la pantalla, incluso si las edades, los dispositivos o las demandas difieren, entonces esto marca la pauta. Siéntense juntos y descubran cuáles son las mejores reglas para ustedes y péguenlas en algún lugar visible de la casa. Quizás no se permita que hayan pantallas en el dormitorio, o jugar en ciertas noches de la semana. Recuerda mantener las reglas claras y concisas.

Crea una estación de carga en tu hogar donde todos los dispositivos (incluido el tuyo) se cargan y se dejan durante la noche.

Establece límites

A veces puede parecer que el teléfono o la computadora siempre tienen la respuesta: "Solo buscaré en Google eso", "Revisaré Maps", "¿No hay una aplicación para eso?” Pero la tecnología no necesita viajar con nosotros a todas partes. Establece algunos límites que hagan eco con lo que un niño ve a su alrededor. Por ejemplo, la tecnología es útil para mantenerse en contacto con la familia, para escuchar música y para encontrar direcciones cuando te pierdes, pero no tienes que usarlo cuando tomas una caminata o al hablar con personas que se encuentran en la misma habitación que tú.

La hora del día es importante. Una regla general es: no es lo primero que se hace por la mañana ni lo último antes de acostarse, especialmente para los preadolescentes.

3. Inspira la independencia

Este último principio trata de lograr que los niños asuman la responsabilidad de sus propias decisiones en torno a la tecnología. Esto es difícil, pero puede tener un impacto positivo a largo plazo y puede reducir las discusiones y las constantes ida y vuelta que vienen con solo imponer la ley.

Pregunte y reconoce

Pregunta ¿qué viste en línea hoy? Tal como podrías preguntar, ¿cómo te fue en la escuela hoy? Convierte esto en una conversación regular para alentar preguntas y debates sobre el mundo digital para que puedas ayudarle a tus hijos a darle sentido.

Desintoxicación de datos como buena práctica

A medida que se registran en plataformas y revelan más de su personalidad, y por lo tanto, sus datos, alienta a tu hijo a comenzar a pensar críticamente sobre su privacidad. Esto puede ser tan simple como explorar la configuración en un teléfono, por ejemplo, o comprender que los datos de ubicación se pueden encender y apagar. Si esto se convierte en parte del uso diario de la tecnología, entonces es es mucho más fácil para ellos tomar decisiones informadas en el futuro.

Consejo: Anima a tu hijo a usar un navegador consciente de la privacidad como DuckDuckGo o Firefox Focus cuando realice búsquedas. Consulta el Centro de aplicaciones alternativo para obtener más sugerencias de aplicaciones conscientes de la privacidad.

Échale un vistazo: Data Detox x Youth son hojas de trabajo informativas divertidas que ayudan a los estudiantes de secundaria a comprender los datos y tomar el control de su tecnología.

Refleja la realidad

Las pantallas llevan el mundo exterior al interior, así que en lugar de verlo como amenaza, utilízalo como una oportunidad para extender la misma discusión y enseñar en torno a valores que defenderías "en la vida real". Por ejemplo, no te darías la vuelta y empezarías a hablar con otra persona mientras una persona está hablando contigo, ¿por qué enviarías un mensaje de texto mientras estás teniendo una conversacion?

Para ayudar a mantener los valores digitales con contenido apropiado y positivo, puedes comenzar configurando controles parentales en YouTube y Netflix.

Lo que dicen los expertos sobre la edad y el tiempo frente a una pantalla

Bebés menores de 2 años

Toca para saber más

Haz click para saber más

Limita el uso de tecnología al mínimo

La Academia Estadounidense de Pediatría ha actualizado sus recomendaciones (1) para bebés y niños pequeños en los últimos años. Sigieren que los bebés menores de 18 meses deben evitar los medios de comunicación, a excepción de las video llamadas ocasionales y la visualización de alta calidad. Mientras que la Organización Mundial de la Salud dice que no debería de haber tiempo de pantalla en absoluto para los bebés menores de 1 año y no más de 1 hora para los niños de 1 a 2 años.

2-6 años

Toca para saber más

Haz click para saber más

El tiempo de pantallas compartido es mejor y prioriza el tiempo libre de tecnología

El consejo oficial de la AAP y la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un máximo de 1 hora al día frente a una pantalla. Un estudio de la Universidad de Oxford (2) desafió esto como "demasiado restrictivo" y sugiere que limitar el uso de dispositivos digitales por parte de los niños no es necesariamente beneficioso para el bienestar.

7-12 años

Toca para saber más

Haz click para saber más

Empieza a tener hábitos saludables

Esta es la edad en la que los niños obtienen su primer teléfono, o al menos ven que otros niños a su alrededor obtienen teléfonos. Un informe de 2019 del Royal College of Paediatrics and Child Health (3) declaró que 'Nuestra recomendación principal es que las familias deben negociar los límites de tiempo de pantalla con sus hijos en función de las necesidades de cada niño en particular'.

Adolescentes

Toca para saber más

Haz click para saber más

Fomenta la independencia con la tecnología

Un estudio de 2019 del Oxford Internet Institute (OII) (4) encontró que el uso regular de pantallas entre los adolescentes tenía poco o ningún impacto en el bienestar psicológico. Otro análisis (5) encontró que la participación digital moderada no se correlaciona con el bienestar, pero los niveles muy altos de uso posiblemente tengan pequeñas asociaciones negativas.

1. Consejos para niños y medios de la Academia Estadounidense de Pediatría, 2. Las pautas de tiempo de pantalla de los niños son demasiado restrictivas, según una nueva investigación, 3. Los impactos en la salud del tiempo de pantalla: una guía para médicos y padres, 4. La asociación entre el bienestar de los adolescentes y el uso de la tecnología digital, 5. Una prueba a gran escala de la hipótesis Ricitos de oro: cuantificación de las relaciones entre el uso de pantallas digitales y el bienestar mental de los adolescentes

Si hay un mensaje unificador en la mayor parte de las investigaciones detrás del tiempo frente a la pantalla y los niños, es que los padres no deberían sentirse culpables por permitir que sus hijos utilicen medios digitales. Las pantallas no se irán pronto, por lo que debemos encontrar una manera de que los niños se relacionen con ellas de una manera positiva y encontrar un lugar para ellas en entornos domésticos. Sobre todo, cada hogar, familia y niño es diferente, así que encuentra una relación con las pantallas que funcionen mejor para ti y tu familia.

Última actualización: 5/10/2021